Una arquitectura única para disfrutar de un espacio mágico

Un espacio mágico

Nuestro restaurante se sitúa en la bodega más antigua de la ciudad de Madrid . Tras un extraordinario trabajo de rehabilitación, ha sido convertida en un espacio vanguardista donde pasar una velada inolvidable. Las hornacinas donde descansaba el vino han creado un conjunto de “semireservados” que trasmiten una sensación única de privacidad.

A principios del siglo XVII se construyó la primera galería, con una arquitectura muy funcional, que permitía conseguir las condiciones de temperatura idóneas para la crianza del vino de la zona. Posteriormente los monjes de la orden de San Felipe Neri, ampliaron la bodega dotándola de galerías en forma de claustro llenas de hornacinas, cúpulas, arcos y pechinas ornamentadas.

Este pequeño laberinto de galerías y cuevas, que nos transporta a tiempos pasados y ha estado escondido durante más de 400 años, se convierte en el marco perfecto para disfrutar de una comida inolvidable y llena de sabor.

Es un espacio mágico ideal para el “Carpe Diem” -> “Disfruta del Momento”

Una cocina con sabor

Nuestra Cocina, con vocación Mediterránea de Vanguardia, está llena de contrastes y matices.

En la Bodega de los Secretos, lo fundamental es el sabor. Para ello armonizamos productos del mercado tan sabrosos como el “Atún rojo”, con el que preparamos el “Tataki de atún con sésamo y dados de mango”, o “ el pulpo braseado con muselina de patata trufada”, carnes tan gustosas como el “Solomillo de ternera con salsa de moixernons” o el “Rabo de toro” maridado con una salsa de garnacha.

Nuestra carta está viva, la revisamos cada día para incorporar los mejores productos de la temporada.

Unos Secretos …

Nuestro espacio es una pequeña joya arquitectónica con más de 400 años. Durante meses hemos realizado una cuidadosa restauración donde lo más importante era conservar el espacio original. Más de 8 km de juntas de ladrillo cocido han sido tratadas, consolidadas y selladas respetando incluyo las cicatrices que dejó la escalera original de la bodega.

En el siglo XVII, la bodega se encontraba en el borde de la ciudad de Madrid. En aquella época, para vender mercancías en la ciudad, había que pagar a la entrada un tributo llamado “Sisa”.
En la restauración de la bodega aparecieron 3 pasadizos clandestino, dos de ellos comunicaban con las afueras de la ciudad y muy probablemente se utilizaron para introducir mercancías y evitar el pago de los impuestos.

Al limpiar uno de los pasadizos aparecieron bayonetas de la época de la guerra con Napoleón y armas de la época de la Guerra Civil, lo que hace pensar que estos pasadizos se utilizaron como escapatorias para huir de las tropas en épocas de guerra.

Otros enigmas que podréis encontrar en la bodega son:

· Huella de una puerta enrejada …
· Clavos de Cristo …
· Símbolos Masónicos …
· Miguel de Cervantes …
· …

Te invitamos a que vengas a descubrir estos secretos y nos ayudes a conocer más de ellos.

Puedes encontrar más información aquí.